Los Hathor

Extracto del libro La Flor de la Vida, volumen 2. Drunvalo Melchizedek.

Los Hathor fueron los mentores principales o más importantes dentro de las escuelas de misterios del Ojo Izquierdo de Horus. Aunque no eran originarios de la Tierra, en los días de la antigüedad estaban siempre aquí para ayudarnos a desarrollar nuestra conciencia. Ellos nos amaban con cariño y todavía lo hacen. A medida que nuestras conciencias se fueron volviendo más y más tridimensionales, eventualmente no pudimos volver a verlos o responder a sus enseñanzas. Solo ahora, a medida que crecemos, estamos comenzando a verlos y a comunicarnos con ellos nuevamente.

 La figura muestra la apariencia de un miembro de la raza Hathor, una raza de seres de la cuarta dimensión procedentes de Venus. Usted no los ve en el mundo de la tercera dimensión, pero si se armoniza con Venus en la cuarta dimensión, especialmente en los sobretonos superiores, encontrará una vasta cultura ahí. Ellos son la mayor inteligencia consciente en este sistema solar, y funcionan como el cuartel u oficina central para toda la vida bajo nuestro Sol. Si usted llega hasta nuestro sistema sola desde el exterior, deberá consultar con Venus antes de proseguir.

Los Hathor son seres de un extraordinario amor. Su amor esta en el nivel de la conciencia Crística. Ellos usan sonidos vocales como medio de comunicación y realizan hazañas con su medio ambiente. Tienen asombrosas orejas  y no tienen prácticamente ninguna oscuridad; son solo luz pura, seres amorosos.

Los Hathor son muy similares a los delfines. Los delfines usan el sonar para hacer casi todo y los Hathor usan sus voces. Nosotros construimos máquinas para alumbrar o calentar nuestras casas, pero los Hathor simplemente usan sonidos a través de sus voces.

No quedan muchas de estas estatuas con la cara de los Hathor porque los romanos pensaron que eran una especie de espíritus malignos y perpetraron una gran destrucción de estas imágenes. Esta se encuentra en Menfis, y está en la parte superior de un pilar de 40 pies, aunque el nivel de piso actual es justo arriba de la coronilla del pilar. Se había descubierto recientemente este templo cuando estuve ahí en 1985.

 Los Hathor tienen una altura de entre los 3 y los 4-8 metros, la misma que los Nefilim, mencionados en el capitulo 3. Por un muy, muy largo tiempo han ayudado a la gente de la Tierra, casi siempre a través de su amor y su increíble conocimiento de los sonidos. Hay una iniciación en Egipto en la que el sonido del ank es creado; ésta es una de las iniciaciones en la Gran Pirámide. Es un sonido continuo que un Hathor hace sin parar entre media hora y una hora. Es usado principalmente para la sanación del cuerpo o la restauración del equilibrio de la naturaleza. Es similar a cuando decimos om y tenemos que respirar al mismo tiempo. Los Hathor aprendieron como hacer un sonido sin parar, tomando el aire a través de la nariz, llevándolo hacia los pulmones y desviándolo a través de su boca continuamente. Conducir esta ceremonia de iniciación del sonido del ank fue solamente una de las muchas cosas que ellos hacen por nosotros para crear equilibrio. Los Hathor estuvieron aquí en la Tierra por miles de años ayudando al género humano.

Inhalar y exhalar al mismo tiempo, y hacer sonidos continuos sin parar, no es algo inaudito hoy en día. Un aborigen tocando el didgeridoo usa la respiración circular. El puede hacer un tono sin parar por una hora controlando el flujo del aire que entra y sale de su cuerpo. Realmente, no es tan difícil de aprender.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: