Saraswathi ::: La Palabra

“En el principio existía la Palabra. La Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios”

>> La Palabra es el puente entre la Existencia y la Conciencia

Cada principio de la creación, en el mundo esotérico es visto como una divinidad.

La diosa de la Palabra se llama Saraswathi, que literalmente significa El Flujo, La Corriente. Este es el flujo de energía como Conciencia, al que también se conoce la Palabra. La Palabra fue reconocida por los antiguos Sabios Videntes como el Trasfondo de todo aquello que ha sido creado. Emana de la Existencia Pura. Cada escritura sagrada da una importancia suprema a la Palabra, ésta emerge periódicamente y se manifiesta de múltiples formas, para regresar una y otra vez a su Fuente, la Existencia Pura.

El Dios absoluto se expresa a través de una idea que emerge de Él. Esta emergencia es el nacimiento de la Palabra que lleva a las subsiguientes ma- nifestaciones. Nosotros existimos y también tenemos ideas que emergen de nosotros. Esta emergencia se llama la emergencia de la Palabra. Cada idea es una emergencia en una dirección particular. Nosotros existimos, y las ideas emergen.

El propósito del estudio de la Palabra es para darnos cuenta de su campo de acción, su efecto constructivo o destructivo sobre nosotros, para que así podamos aprender a volvernos constructivos y dejar de ser destructivos en la medida de lo posible. Podemos llegar a ser muy destructivos en nuestras conversaciones. Nosotros podemos diseminar conflictos, odios y diferencias a través de nuestras palabras. La capacidad dañina de la Palabra es tan fuerte como su efecto armonioso. Tiene el poder de integrarnos en la Totalidad o desintegrarnos en pequeñas piezas. Lo que nosotros conocemos como la ciencia del yoga es también un proceso de integración.

No podemos hablar como queramos y después decir: “Estoy practicando yoga” mientras nos estamos desintegrando de forma regular.

La Palabra existe de múltiples formas. Unida con Dios, la Palabra permanece integrada y permite a Dios sostener toda la creación. De acuerdo con esto, pode- mos sostener y mantener nuestra vida si sabemos como trabajar con la Palabra. Se manifiesta dentro del estado no manifestado. Cuando está en el estado no manifestado, se dice que estamos integrados. Cuando ninguna idea emerge de nosotros, estamos en un estado profundo de meditación.

Siete son los canales a través de los cuales se exterioriza la Palabra. Estos son: los 5 sentidos, el habla y el sexo. El sexo y el habla son las dos grandes salidas. Es por ello que cuando deseamos iniciarnos en cualquier disciplina espiritual se nos exige fundamentalmente que adquiramos maestría sobre estos dos. Si no gozamos de esta maestría, y aunque tengamos buenas intenciones para ser íntegros, estos dos nos llevarán cada vez más y más lejos de esta integración.

Estos son los dos factores más significativos de la Palabra que, en su forma más burda, condicionan a las personas. Este es el motivo por el cual los santos y renunciantes del pasado, se dedicaban a sí mismos a las disciplinas relativas a la alimentación y el habla, usando el sexo únicamente como un ritual para la per- petuación de la creación. Ellos ingerían los alimentos como un ritual para mantener el cuerpo en condiciones saludables.

Adicionalmente, existen las salidas a través del ojo, el oído, el tacto, el gusto y el olfato. La Palabra es un río que fluye en estas siete direcciones. Nosotros de- bemos asegurarnos que este flujo vuelve a la Fuente. El proceso empieza por reconstruir el flujo. Las regulaciones del habla establecen los principios fundamentales de esta práctica.

Nos gusta hablar, sin embargo debemos evolucionar hacia un estadio en el cual nos gustará escuchar. Esto nos llevará a la habilidad de escuchar al Maestro Invisible, el Ser Superior en nosotros. Es necesario observar estas regulaciones y practicarlas. Para ello, primero debemos vérnoslas con nuestras críticas, nuestros juicios, nuestros diálogos conflictivos, que diseminan odio, celos, indiferencia o negligencia. Para aquellos que ya se instruyen en las regulaciones del habla, el conocimiento de Saraswathi, la divinidad de la Palabra, es significativa y útil.

Durante los tiempos Védicos, los hombres dedicaban toda su vida a trabajar con la Palabra. Ellos eran capaces de dar expresión a las diversas modalidades de la Palabra a través de himnos, los cuales contenían el conocimiento profundo del sonido. Los himnos eran considerados sublimes y profundos.

Nosotros estamos siempre degradando las lenguas. El proceso involutivo es de un continuo deterioro del lenguaje y también del habla. A medida que nosotros nos deterioramos, el habla también se va deteriorando.

La calidad de la oración depende de la calidad del lenguaje. Las pronunciaciones en sánscrito causan estructuración y reestructuración. El conocimiento referido a la pronunciación es una de las 7 claves hacia la Verdad y se la llama Siksha en sánscrito. Esta clave contiene y preserva los sonidos originales, los sonidos semilla, los importantes sonidos de la armonía llamados mantra. Es por esta razón que la Jerarquía está interesada en introducir los mantras y los sonido semilla, los cuales son muy queridos por nosotros en nuestra conciencia más íntima.

Al hablar y al cantar las fórmulas más antiguas del lenguaje, se produce un proceso de purificación. Es por este motivo, que las escuelas más antiguas programan diariamente una hora para el canto de estos poderosos himnos, para que todo el sistema se pueda purificar a través del poder del sonido. Aquí, se considera que el poder del sonido es más importante que el significado del mismo. El ritmo y la vibración de los sonidos producen la alquimia necesaria, cuando los sonidos son escuchados al mismo tiempo que se pronuncian apropiadamente. Lo principal es el poder del sonido y el hábito de la escucha, mientras que el significado es secundario.

Información extraída del Libro “Saraswathi La Palabra” del Dr. Sri Parvathi Kumar.

img_4214-2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: