La Agricultura Orgánica

La agricultura orgánica es una forma de cultivo respetando el medioambiente, promoviendo una alimentación sana y mejorando la calidad de vida de las personas.

Objetivos:

  • Crear un ecosistema equilibrado, sustentable, productivo y estable.
  • Mantener e incrementar adecuadamente la fertilidad del suelo, con labores adecuadas, sin utilización de agrotóxicos.
  • Promover un ambiente dinámico para la prevención de plagas y enfermedades, optimizando recursos y potencialidades.
  • Producir alimentos sanos, sin restos de biosidas, para mejorar la calidad de vida de las personas.

Principales vertientes:

A principios del siglo XIX, con el comienzo de la agricultura moderna, Justus Von Liebig, químico alemán desarrolla el uso de los fertilizantes químicos (nitrógeno, fósforo, potásio y calcio).

Simultáneamente aparece la maquinaria agrícola pesada, coincidiendo  con un importante crecimiento poblacional, y la demanda de alimento.

Esta práctica pronto provocó la erosión de los suelos, con épocas de sequía, y la aparición de grandes plagas.

A principios del siglo XX Albert Howard, fue enviado a La India por el gobierno británico, como agrónomo. Desde 1873 hasta 1947, desarrolló un cultivo experimental, orientado a mejorar las especies vegetales. Logró producir variedades resistentes a enfermedades pero luego de realizar varios años su cultivo intensivo, esta resistencia desaparecía. Observando los métodos hindúes tradicionales para compostar estiércoles y restos vegetales, sentó las bases de la mayoría de los métodos modernos de compostaje, estudiando detalladamente la progresiva descomposición de la materia orgánica, hasta convertirse en humus. En 1940 publicó su obra en la que describe todos sus trabajos “Un testamento agrícola”. En ella se inspiraron los futuros cultivadores orgánicos.

Escuelas precursoras:

La Agricultura Natural:

Creada por Masanobu Fucuoca,(1913 – 2008) en sus obras La Revolución de una Brizna de Paja, y La Senda Natural del Cultivo,  propone la Agricultura Natural o Método Fucuoca.  Que promueve reproducir las condiciones naturales para que el suelo se enriquezca progresivamente y aumente la calidad de los alimentos que produce. Se basa en la filosofía Wu Wei (no intervenir).  Sus principios: No arar. No usar abonos ni fertilizantes. No desmalezar ni usar herbicidas. No usar plaguicidas. No podar. Colocar las semillas dentro de bolitas de arcilla (Nendo Dango). Estas bolitas de barro hechas a mano o con máquina de 2 ó 3 cm de diámetro, que contiene una mezcla de semillas que se esparcen por el campo.

Estas funcionan como protección contra las condiciones climáticas adversas, y los animales. Con las primeras lluvias las bolitas se desarman y comienza la germinación. Recomienda elegir cien variedades de semillas y esparcirlas sobre el terreno, que pertenezcan a cinco grupos: frutales, forestales, cereales, leguminosas y hortícolas. Esta combinación permitiría un buen equilibro del nuevo agrosistema. Este método apunta a la producción de alimento y también a reforestaciones, reverdecimientos y la regeneración de los suelos.

En Africa, India, Vietnan, Filipinas, Grecia, Mallorca y otras zonas castigadas por el avance del desierto, o la deforestación, han probado con éxito este método, lanzando desde un helicóptero las Nendo Dango.

La Permacultura:

Bill Mollison y David Holmgren, dos australianos, en la década del 70, se basaron en los principios de la Agricultura Natural y crearon la Permacultura, ó Agricultura Permanente. Propusieron un sistema agrícola completo, productivo, perdurable, consumiendo poca energía y adaptable a cualquier clima y latitud.

En este método, cada planta, y cada elemento tiene una ubicación y función estratégica en el diseño global. Vale decir que una misma planta puede funcionar como alimento, forraje, cobertura del suelo, albergue para insectos benéficos, combustible o cortina rompevientos.  Ubicándola correctamente se aprovecharán al máximo sus cualidades.

La permacultura ha crecido, formando un movimiento mundial, donde se diseñan sistemas agrícolas, comunitarios de vivienda y comercio.

Bases principales:

  • Combinar actividades que abastezcan todas las necesidades. (huerta, aves, invernáculos, jardines, frutales, etc.).
  • Cada elemento del diseño cumple muchas funciones, y cada función es soportada por muchos elementos.
  • Reciclar todos los materiales, usando el espacio disponible de forma tridimensional, cultivando árboles altos y bajos, arbustos, trepadoras, rastreras, raíces que aprovecharán los diferentes niveles del suelo y del sol.
  • Labranza mínima realizada por lombrices, microorganismos y pequeños animales del suelo, usando pequeñas maquinarias y herramientas manuales.
  • Optimización del diseño del espacio para realizar esfuerzos mínimos de desplazamiento y transporte de materiales.
  • El uso de la tierra respetando las características climáticas de la zona, utilización del efecto borde, entre dos medios diferentes. Estos bordes son sitios biológicamente mixtos y muy productivos.

La idea principal de la Permacultura es una agricultura sustentable, basada en el buen diseño y distribución de los espacios de la finca, la combinación de nuevas y antiguas técnicas para producir alimentos, conservación de la fertilidad del suelo, utilizando el mínimo de combustibles fósiles, promoviendo una producción de alimentos autosuficiente, sin plaguicidas ni químicos.

La Agricultura Biodinámica:

Rudolf  Steiner (1861 – 1925) filósofo croata y fundador de la Antroposofía, y observador de una realidad más profunda en su percepción de este mundo.

Esto lo impulsó a elaborar métodos que consideran sus efectos e influencias en el mundo ordinario, en diferentes ámbitos como la arquitectura, la medicina, el arte, la educación, la economía y la agricultura.

En el año 1924, Steiner impartió ocho conferencias sobre agricultura que fueron la base para el método biodinámico.

Si bien la Biodinámica es un método de trabajo, está directamente asociada a una filosofía que la respalda.  Según se interpreta, la tierra y las plantas no están aisladas sino que están en consonancia con los ritmos del cosmos y ligadas a su entorno, a los animales y a la actividad humana.

Además de las buenas prácticas agrícolas orgánicas, como las rotaciones de los cultivos y el empleo de leguminosas y compost para nutrir el suelo, Steiner añadió la influencia de las fuerzas terrestres y cósmicas, basándose en la Astronomía.

Las tareas agrícolas se centran en devolver la vitalidad perdida al suelo, al paisaje en general y al hombre en particular. Estas prácticas son a menudo mal interpretadas, como poco académicas. Pero esto queda refutado a partir de los resultados totalmente medibles por el uso de los preparados biodinámicos.

Estos preparados son ocho en total numerados desde el Nº 500 hasta el 507, se utilizan en pequeñas cantidades  semejantes a la homeopatía. Y producen resultados posibles de verificar y realizar comparaciones. Son preparados para aplicar al suelo, y al compost, realizados en base a plantas medicinales, minerales y estiércol vacuno.

Este método es utilizado en la Argentina,  España y Suiza; en Alemania existen más de 100 hectáreas que producen buenos rindes anuales, encabezando el ranking Australia, con una superficie tratada con este método de 500.000 hectáreas.

La práctica biodinámica considera la influencia de la luna en el desarrollo de las  plantas en general:

La fuerza de gravedad que ejerce este astro, se verifica en la atracción de los líquidos de la superficie de la Tierra. Este efecto es más o menos apreciable a simple vista según sea la naturaleza, la plasticidad y el estado físico de la sustancia sobre la que actúa esta fuerza. Las mareas son un claro ejemplo de ello y su ascenso y descenso estará determinado por las diferentes posiciones de la luna. La alta concentración de líquido que poseen las plantas hace que este fenómeno también tenga su efecto sobre ellas.

La fotosíntesis se incrementará a medida que aumenta la luminosidad lunar. La luna realiza movimientos de ascenso y descenso (Luna ascendente y Luna descendente) este período dura 27 días, 7 horas y 43 minutos. De la misma manera el Sol realiza durante un año entero este mismo ciclo, al ascender en el invierno y  descender en el verano, determinando las estaciones. Todos los años se edita el “Calendario biodinámico de Siembra y Plantación” en el que se actualizan todos estos datos astronómicos.

La Horticultura Biointensiva

Alan Chadwick, discípulo de Steiner, desarrolló esta práctica en los Estados Unidos, combinando numerosas ideas de la Biodinámica y de sistemas hortícolas intensivos de comienzos del siglo XX que se practicaban en los alrededores de París, llamadas “método intensivo francés”.

El resultado fue el sistema de canteros elevados, en los cuales las plantas se cultivan muy próximas, en un suelo muy mullido y enriquecido con compost.

Chadwick construyó un huerto modelo en Califormia y lo denominó “Método biodinámico/francés intensivo”. Tras su muerte, John Jeavons continuó desarrollado el sistema y lo llamó Horticultura Biointensiva.  Este método utiliza la técnica del “Bancal Profundo”, que trabaja el suelo a 60 cm de profundidad. La importancia de este método radica en que las plantas, en lugar de desarrollar las raíces hacia los costados, las desarrolla hacia abajo, permitiendo cultivar un mayor número de plantas por unidad de superficie, con mayores rendimientos. En la Argentina, el Centro de Investigación y Enseñanza en Agricultura sostenible, “Proyecto CIESA” se dedica a la difusión y enseñanza de este método. Promoviendo el desarrollo de huertas orgánicas y mini granjas familiares en el municipio de Lago Puelo, Provincia de Chubut.

Agroecología: 

Así se denomina la disciplina científica que enfoca el estudio de la agricultura desde una visión ecológica, denominada Agroecología o Ecología Agrícola. Este enfoque considera los ecosistemas agrícolas como las unidades fundamentales de estudio y en estos sistemas, los ciclos minerales, las transformaciones de la energía. Los procesos biológicos y las relaciones socioeconómicas son investigadas  y analizadas como un todo. A la investigación agroecológica le interesa no la maximización  de la producción de un componente particular, sino la optimización del agrosistema como un todo”. Miguel Altieri, Agroecología.

POSTULADOS ORGÁNICOS FUNDAMENTALES:

NO  al uso de agroquímicos y fertilizantes sintéticos.

NO  a las prácticas agresivas del suelo.

NO  al uso de herbicidas.

SI  al USO DE MATERIA ORGÁNICA – COMPOST.

SI  al uso de ABONOS VERDES.

NO  al suelo desnudo.

SI  al uso de ACOLCHADO DEL SUELO (MULCH).

SI  a las ROTACIONES de cultivos.

SI  a la ASOCIACIÓN de cultivos.

Si  a la promoción del CONTROL BIOLÓGICO DE PLAGAS Y ENFERMEDADES.

Compilado por: Tec. Delfina Tripicchio. Agosto de 2010.

Anuncios

Todmorden, el pueblo inglés auto-suficiente alimentariamente

Una pequeña huerta en casa

Es muy fácil tener una pequeña huerta en casa con algunas hortalizas y aromáticas. Solo hace falta un poco de ganas. No se requiere demasiado cuidado. Un par de minutos al día son suficientes para cuidarla.

Lo primero que hay que tener en cuenta son las hortalizas que vamos a sembrar de acuerdo al gusto de cada uno y la zona en dónde vivimos. En mi caso son: tomates, lechuga, pimientos, acelga, rúcula y aromáticas varias (albahaca, perejil, romero, orégano, etc).

Una huerta orgánica tiene como base principal para su cuidado una buena asociación entre las hortalizas y flores, y un buen plan de rotación cada año, pero esto último hay que tenerlo en cuenta a partir del segundo año de siembra.

Mediante una buena asociacion de cultivos vamos evitar usar pesticidas o fertilizantes químicos. Otra de las bases son los abonos orgánicos. Mi preferido es el humus de lombriz aunque el compost es muy bueno también. Acá tengo que hacer una aclaración: si van a comprar humus en algún supermercado o vivero grande pueden hacer una pequeña prueba casera para asegurarse que es 100% humus y no una mezcla de tierra con humus. La prueba consiste simplemente en comparar el peso de una bolsa de tierra común y una de humus. La de humus es notablemente mas liviana!! Si no perciben diferencia en el peso de las dos bolsas, seguramente la de humus este rebajada con tierra.

Sigamos…

Acá van algunas buenas asociaciones: (voy a poner las que me interesan según las hortalizas señaladas arriba)

  • Siempre que tenemos tomateras hay que tener una planta de albahaca en la misma maceta o en alguna maceta cercana. También podemos tener una planta de perjil cerca. Tanto la albahaca como el perejil cuidan los tomates de muchas plagas.
  • La lechuga se lleva bien con la alcelga y la remolacha. Aunque si vamos a sembrar en una terraza, patio o balcón, conviene sembrarla sola en un cajón de verdura o similar.
  • Los pimientos pueden ir con zanahorias, sino solos en una maceta con alguna albahaca cerca para protegerlo de los pulgones.
  • La rúcula puede sembrarse sola en un cajón o maceta de superficie grande. Ya que se siembra “al voleo” (método de siembra directo en el que se intenta que las semillas se distribuyan lo más uniformemente posible sobre todo el terreno). Ej: puede ser una maceta tipo jardinera de 20 x 90 cm.

El siguiente paso seria preparar la tierra en macetas, cajones o baldes. Generalmente uso un mezcla de humus, arena gruesa, tierra negra y perlita (Cantidad necesaria). Hay que ver proporciones de la mezcla según superficie. Aclaración: siempre lo hago a ojo… no hace falta hacer todo a raja tabla, con aplicar el sentido común basta y sobra.

Luego se esparce una pequeña capa de humus y luego se siembran las semillas o plantines sobre esta superficie con los metodos de siembra apropiados para cada especie. Porque plantines y no semillas… porque las tomateras y pimientos se siembran con anticipación en almácigos (bandejas plásticas o metálicas con pequeños cubículos en donde se colocan las semillas pequeñas y delicadas para que germinen y luego puedan trasplantarse) para evitar las heladas de fines de invierno y principio de primavera. A mediados de octubre pueden sembrarse al aire libre. Este año voy a sembrar al aire libre.

Aclaración: es importante que se mantenga la tierra húmeda hasta que germine la semilla. Sin humedad las semillas no se “activan”. Ojo… no hay que encharcar, sólo humedecer suavemente.

Métodos, época de siembra y transplante según especie:

  • Tomates: variedad Platense. Ciclo netamente estival. Las heladas las afectan bastante. Aconsejable iniciar cultivo en almácigos bajo vidrio de septiembre en adelante. En regiones mas cálidas se pueden hacer al aire libre, pero sólo a partir de octubre. Una vez obtenido los plantines de 15 a 20 cm se transplantan a zanjas de 10 cm de ancho y profundidad, rellenar hasta el borde con compost fresco o humus de lombriz. Durante su desarrollo, dado que la tomatera carece de habilidad para trepar o enredarse, hay que prestarle apoyo con tutores (guias hechas con palos donde se va atando la planta a medida que crece). Requiere mucho sol. Ir podando las hojas y ramas que NO tienen flores ni frutos, para darle fuerza a las ramas que sí tienen frutos.
  • Lechuga: variedad Criolla. Prefiere clima fresco, al menos con noches frescas. La lechuga de calidad exige un suelo orgánico, bien drenado, aunque con buena retención de humedad y fértil. No importa tanto si éste es arcilloso, arenoso, o limoso; basta que sea rico en humus. Siembra de septiembre a enero de forma directa y en línea. Ubicar la maceta en un lugar fresco con poco sol. Necesita raleo (entre sacar plantas para dejar algunas mas separadas y que crezcan mejor) a mitad de su crecimiento. Los plantines sobrantes pueden llevarse a la mesa o pueden ser transplantados en otra superficie. En el campo los uso para el compost.
  • Acelga: Planta anual. Tolera muy bien el calor y las heladas. Se da bien en suelos profundos y ricos en materia orgánica. Fecha optima de siembra es a fines de primavera. Sembrando en Noviembre y Diciembre. las primeras hojas se cortan a los 60 días y la producción se extiende hasta la primavera siguiente. La acelga se siembra de asiento y en línea, es decir, directamente en el lugar donde completará su desarrollo en forma lineal. Las hojas exteriores se cortan a medida que llegan a su tamaño máximo (no dejarlas pasar).
  • PimientosDe clima templado-cálido es mas exigente en temperatura que el tomate. Se siembra en almácigos de julio a septiembre. Se transplanta en septiembre y octubre (40 a 60 días desde la siembra). El tutorado es muy importante, por tratarse de una planta de fácil vuelco pudiendo realizarse con alambres a los costados de la planta o con cañas al igual que las tomateras. La cosecha se inicia a los 70-80 días del trasplante donde se pueden cosechar sus frutos verdes. Si se los desea consumir rojos se debe esperar unos días mas. Aclaración: En esta época del año es mejor comprar directamente el plantin.
  • Rúcula: sembrarla es muy fácil. Es un yuyo que crece fácil y muy rápido. Se siembra durante todo el año. Es bastante resistente al frío. Se puede sembrar a pleno sol. No tiene mayores exigencias de suelo, se adapta a todos y soporta los suelos alcalinos. La cosecha es continua. Pueden cortarse las hojas externas dejando las centrales para cosecha posterior, pero cuando aumenta la temperatura cortar toda la planta antes que florezca. Las hojas de las plantas en floración cambian de sabor.

Aunque no parezca, ya que son muchos datos, es muy facil sembrar, cuidar y cosechar nuestras propias hortalizas. La persona que tiene otro tipo de plantas puede tener sus hortalizas sin demasiadas complicaciones. Cualquier consulta no duden en escribirme. No soy experta pero siempre lo que sembré lo coseché con buenos resultados.

Por último les cuento que para llevar a cabo todo esto me guío con el calendario biodinámico. Es un calendario astrónomico que me permite vivir al ritmo de la naturaleza. Puede descargarse facilmente en internet. Sólo hay que tener en cuenta el hemisferio en el que se vive. Todos los años se hacen dos, uno correspondiente al hemisferio norte y otro al sur. Seguramente otro post lo dedique unicamente a este tema. Es un tema muy amplio e interesante… al menos para mi.

Otro post lo dedicaré exclusivamente a las aromáticas.

Creo que eso todo!

Espero puedan sembrar sus propias hortalizas!!

Xuri Styll

Alimentación Consciente

Este post esta dedicado a todas las personas, que como yo, sienten la necesidad de cambiar su alimentación y no saben por donde empezar.

No es fácil eliminar de la noche a la mañana los malos hábitos arraigados desde de la infancia. Esto es casi imposible, por eso, es necesario encontrar un “gris” intermedio que nos permita ir modificando paulatinamente esos malos hábitos.

Lo que yo hice fue lo siguiente, tal vez le sirva como guía… en primer lugar busqué algún curso (no soy amante de los cursos pero en este caso me parecía apropiado realizar alguno para introducirme en el tema) sobre como crear tu propia huerta orgánica aprovechando que mis Papás tienen un pequeño campo con algo de tierra. Para mi sorpresa, en el curso no solo aprendí a cultivar mis propias hortalizas sino a conocer un poco más sobre los componentes del suelo, sobre plantas en general, luz, clima, insectos… etc.

El resultado fué: una huerta orgánica propia con la cual abastecí a buena parte de mi flia, hortalizas con un sabor por completo distinto a las que compramos en las verdulerías, alimentarnos (en especial a mi hija) con alimentos libres de agroquímicos y por sobre todo, la felicidad de cumplir un sueño… tener mi propia huertita, humilde pero llena de amor.

Vale aclarar algo, no es necesario tener un campo para cultivar hortalizas! De hecho este año tengo varias tomateras en un pequeño patio de mi casa y algunas que otras hortalizas. Tal vez en algún que otro post, suba una pequeña guía para poder comenzar una huerta en balcones, terrazas y patios; y por que no, en algún pedazo de tierra.

En segundo lugar, hice otro curso (sí otro más) sobre comida Naturista, Vegena, Vegetariana y Ayurvedica. De este curso saqué muchos datos interesantes que hoy en día aplico a la hora de cocinar. Si bien, no logramos hacernos vegetarianos ni naturistas al 100%, adquirimos ciertos prácticas que afortunadamente se hicieron hábitos:

  • Todas nuestras verduras son cocidas al vapor. Incluso el pescado también lo cocinamos de esta forma.
  • Si salteamos verduras usamos, o aceite de oliva orgánico de primera prensada en frío (tiene que estar aclarado en la etiqueta, se consiguen en cualquier supermercado) ya que es el único aceite que tolera las altas temperaturas, o salteamos todo con Ghee. Esto último es un producto fundamental de la comida ayurvédica y se hace desgrasando la manteca común. Es muy fácil. Queda un líquido translúcido amarillo con pura proteína animal y cero grasa. Es muy bueno y sano.
  • La sal que utilizamos es Sal Marina, aunque cada vez salamos menos y condimentamos mejor.
  • Compramos solo huevos y pollos orgánicos.
  • Consumimos muchas mas semillas que remojamos previamente para que se “activen” y que luego secamos al sol.
  • El agua que utilizamos para cocinar es filtrada.
  • Casi no tomamos líquido mientras comemos.

En fin, hemos logrado un buen “gris” y me faltan detallar algunas que otras cosas mas.

Lo más importante de todo esto es que, además de cambiar la forma de alimentarnos, tambien cambiamos la forma de cocinar. Es un momento que se tornó sumamente agradable. Un momento en donde relajo y disfruto, y que, indefectiblemente imprimo en los alimentos una cuota de buena energía, que no es poco. Creo que esto último es casi tan importante como comer un alimento orgánico. Otra cuestión importante, y con esto termino, es que el momento de sentarse a comer sea un momento de paz y tranquilidad. De nada vale alimentarnos con lo más sano del mundo si a la hora de comer nos atragantamos con cada bocado casi sin masticar mirando el noticiero.

Espero que haya servido un poquito mi humilde experiencia en el tema. Todavía queda mucho por experimentar y aprender.

Xuri Styll.